El Cambio de Corazón

El Cambio de Corazón

Cuenta una leyenda oriental que diariamente un joven oraba

diciendo: "Señor, dame fuerzas para cambiar el mundo".

Ese muchacho, lleno de ideales, pensaba que con un poco de

esfuerzo podría transformar cuanto existiera a su alrededor.

El percibía limitaciones, equivocaciones, bajezas y pecados,

y juzgaba que el desatar su dinamismo, todo podría cambiar.

Al pasar los años, el joven de antaño llego a la edad madura;

en ese momento su plegaria se había transformado en otra,

más modesta, más humilde:

"Señor, dame fuerzas para cambiar a cuantos me rodean".

Y su ambiciones eran ya más reducidas,

sus ideales no habían muerto,

pero él se había vuelto realista: creía, a base de experiencias,

conocerse y conocer cuanto le circundaba y no se creía un

heroe, pero aún sentía en su espíritu un dinamismo grande.

Por eso su oración se había transformado.

Pero transcurrieron los años. El hombre ya era anciano.

Una cabellera blanca coronaba su frente

y el caminar se había tornado inseguro.

Entonces, de los labios, medio trémulos, empezó a brotar esta

petición: "Señor, dame fuerzas para cambiar yo mismo".

Ese hombre había llegado a la plenitud

y había comprendido que mientras no cambie el corazón del

hombre, todos los cambios exteriores son inoperantes,

pero cuando en lo interior de uno mismo sucede la

transformación, todo lo exterior se transfigura,

al iluminarse con una luz nueva la relación del hombre con Dios,

con la naturaleza y con los demás empieza a adquirir

matices desconocidos, que parecería el

descubrimiento de un nuevo mundo.

No hay comentarios.

Agregar comentario