Las tres bardas de Socrates

Sócrates estaba cansado de los chismes, hasta que un día un joven discípulo llegó a su casa:

Un discípulo llegó muy agitado a la casa de su maestro y empezó a hablar de esta manera:

- “Maestro, quiero contarte como un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia.

El maestro lo interrumpió diciendo:

- !Espera! ¿Ya hiciste pasar a través de las Tres Bardas lo que me vas a decir?
- ¿Las Tres Bardas?
- Si – replico el maestro
- La primera es la VERDAD.

¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que me quieres decir es verdadero en todos sus puntos?

- No… Lo oí decir a unos vecinos…
- Pero al menos lo habrás hecho pasar por la segunda Barda que es la BONDAD.

¿Lo que me quieres decir es por lo menos bueno?

- No, en realidad no; al contrario…
- !Ah! – interrumpió el maestro
- Entonces vamos a la última Barda, ¿es NECESARIO que me cuentes eso?
- Para ser sincero, no; necesario no es.
- Entonces – sonrió el sabio – Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario… sepultémoslo en el olvido.

“Cuanto mas sanas serian las relaciones humanas si todos hiciéramos pasar por las tres bardas aquellas cosas de las que nos hacemos eco.”

Roberto Palomino
Coach Transpersonal ICI N° 5708
Instructor y terapeuta en Desprogramacion Emocional
Terapeuta Flores de Bach (Bach Center Inglaterra)
Instructor de Reiki Certificaco en Kyoto Japon
Facilitador certificado en filosofia de Louise Hay
Consejero en Biodescodificacion Biologica

¿Cuál es tu opinión sobre este artículo?; ¿tienes más datos para aportar o algo que sugerir?; ¿tienes una duda o alguna idea para compartir?:
Escribe aquí tu comentario. Hazlo con educación y respeto.
No utilices este espacio para hacer publicidad. Los comentarios de esa clase serán eliminados.

2 Respuestas

  1. admin

    Muchas gracias por su ayuda y apoyo sobre esta informacion que le pedi

  2. admin

    agradecido con ustedes

Agregar comentario