Dalai Lama Los hábitos que disminuyen tu energía vital

A lo largo del día, existen muchos factores externos e internos que pueden afectar los niveles de energía, disminuyendo nuestra productividad y motivación. El líder espiritual Dalai Lama ha definido diez “ladrones de la energía” de los que debes estar consciente para conseguir el estado mental que necesitas para triunfar en tu ámbito personal y profesional.

Por eso nos pareció oportuno destacar estas puntos del Dalái Lama que nos permiten identificar y poner en su sitio a los ladrones de tu energía.

Pero antes hay que presentarlo. Mucha gente habrá escuchado de el creo que Dalái Lama es el nombre de una persona cuando en realidad es un título.

En principio, Dalái Lama es el título vitalicio, designado por elección religiosa, que le corresponde al dirigente del gobierno tibetano en el exilio y líder espiritual del budismo tibetano.

Quizás te preguntes por qué hay un gobierno tibetano en el exilio, bueno pues porque en 1950 China invadió el Tibet y desplazó su gobierno.

El gobierno en el exilio hace lobby político para la liberación de Tíbet o que al menos goce de mayor autonomía como la de Hong Kong y preservar la cultura tibetana.

A continuación te compartimos estas 10 claves y te decimos cómo puedes aplicarlas para ser un emprendedor de tu propia vida más exitoso:

1. Aléjate de las personas tóxicas. Aprende a distinguir a aquellos que te hacen bien de los que te hacen mal; a aquellos que te motivan de aquellos que te detienen.

Aléjate de las personas que sólo te comparten quejas, problemas y emociones negativas. Rodéate de seres humanos que te motiven a ser mejor e impulsen tu buen humor.

2. Pagar tus cuentas a tiempo. Pocas cosas proveen una sensación de paz como la de saber que no debes nada y que no te deben nada. Procura estar al día en tus pagos y evita el incremento de intereses; por otro lado, también es importante que cobres a tiempo tus deudas. Estar al corriente con tus pagos y tener finanzas sanas te ayudará a sentirte tranquilo.

3. Cumple lo que prometes. Ésta es una de las características más valiosas de un emprendedor. Si prometes algo, asegúrate de hacerlo realidad; ya sea a tus clientes, socios, empleados, proveedores, acreedores o inversionistas.

Si te has resistido a cumplir con lo que prometiste pregúntate a qué se debe; puede que aún estés a tiempo de disculparte, re-negociar u ofrecer una alternativa. En este punto también es clave que aprendas a decir que “no”; debes estar consciente de tu realidad, posibilidades y limitaciones.

4. Aprende a Delegar. Debes entender que no eres experto en todo y que no tienes el tiempo para terminar con todas las tareas. Además, que en tu rol de directivo, es importante que dediques algunas horas a planear, a pensar y a hacer las cosas que más disfrutas. Sólo si aprendes a delegar en las personas correctas tu empresa podrá crecer y pasar al siguiente nivel.

5. Hazte tiempo para descansar. Aunque estés muy ocupado, de vez en cuando tómate un “break”. Hazlo por lo menos a la hora de la comida y en la tarde. A la par de ayudarte a reparar fuerzas, regresarás al trabajo con una perspectiva fresca y energías renovadas. Hacerlo te ayudará a ser más creativo y a reducir el desgaste, que puede afectar tu salud y productividad.

6. Organizate. El Dalai Lama afirma que no hay nada que absorba más energía que estar en un espacio desordenado lleno de cosas que no necesitas. Ordena tu escritorio, limpia la bandeja de entrada de tu correo electrónica y arregla tu casa; tener los objetos en el lugar donde deben de estar no sólo te ahorrará tiempo, sino que te ofrecerá un sentido de tranquilidad que permite que trabajes mejor.

7. Cuida tu salud. Recuerda, el activo más valioso de tu compañía eres tú mismo. Y nada en ti podrá funcionar a menos de que la “máquina esté bien aceitada”. Así que asegúrate de hacer ejercicio, cuidar tu alimentación y dormir bien.

8. Enfrenta las situaciones difíciles. Nunca es fácil despedir a un empleado, hablar de algún problema con tu socio o enfrentarte a los inversionistas por la falta de resultados; no obstante, tarde o temprano lo tendrás que hacer. Posponer las cosas únicamente te genera más estrés y dificulta enfocarte en lo importante.

9. Acepta. No se trata de resignación, sino de evitar resistirse a una situación que no puedes cambiar. Si tu negocio no está dando frutos y ya pusiste todo tu esfuerzo en él, quizás es momento de cerrarlo e iniciar una nueva aventura.

Tal vez la mejor frase que ilustra esta idea es la célebre oración de San Agustín: “(Señor) concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y la sabiduría para conocer la diferencia”. Si está en tus manos actúa, si no lo está, admítelo y déjalo atrás.

10. Aprende a perdonar. Si lo aplicas verdaderamente, este consejo puede cambiar tu vida y percepción de las cosas. Deja ir aquellas situaciones que te causen dolor; no hacerlo te produce dolor y estrés. Si empiezas por cambiar tu actitud hacia el pasado podrás permear la actual y transformar tu futuro en lo que tú quieras.

Estos hábitos en tu vida podrán desarrollar un buena fortaleza energética y algo que esta afectando en lo general a mas personas por el ritmo de vida son estas que tambien debes tener en cuenta:

Tener un estilo de vida sedentaria. Son muchas las horas que pasas en una oficina y poco el tiempo que te queda en el día para hacer ejercicios. Pero si no realizas alguna actividad física, podrías estar más cansada aunque no lo creas. Ejercitarte libera endorfinas que dan energía y ayudan a que te sientas más alerta.

Te preocupas en exceso. Estar estresada y tensa por algunos inconvenientes no va a mejorar la situación, además de afectar tu salud, puede hacer que pierdas el apetito y tengas problemas para dormir. Esto contribuirá a que tengas bajas energías y no logres desempeñarte bien.

Haces muchas cosas a la vez. Tienes que aprender a decir no. Es bueno ayudar a otras personas, familiares y compañeros de trabajo, pero si te llenas de responsabilidades esto puede afectar tu salud y tu energía. Lo mejor es organizarte, poner prioridades y ayudar en lo que puedas.

No te despegas de tu celular. Si no puedes alejarte de tu celular o de cualquier dispositivo electrónico en la noche, esto puede drenar tu energía. Incluso si estás recostada y el dispositivo está prendido, la luz brillante de la pantalla puede estimular tu mente. Esto logrará que no concilies el sueño de forma rápida y al día siguiente te despiertes más cansada.

Saltarse las comidas. Si te saltas las comidas, especialmente el desayuno, el nivel de azúcar en la sangre puede caer dejándote cansada, lenta e irritable. No es recomendable saltarse las comidas. Lo mejor es ingerir las tres principales para que tengas energías y si puedes de cinco a seis comidas pequeñas al día.

No tomas mucha agua. Es muy importante tomar agua, ya que si no ingerís lo suficiente, podrías sentirte más cansada. Tu cuerpo puede comenzar a deshidratarse lentamente y esto disminuirá el volumen sanguíneo haciendo que tu sangre sea más espesa. Como resultado el oxígeno llegará a tus órganos y músculos a una velocidad más lenta.

Roberto Palomino
Coach Transpersonal ICI N° 5708
Instructor y terapeuta en Desprogramacion Emocional
Terapeuta Flores de Bach (Bach Center Inglaterra)
Instructor de Reiki Certificaco en Kyoto Japon
Facilitador certificado en filosofia de Louise Hay
Consejero en Biodescodificacion Biologica

2 Respuestas

  1. me parese muy importante y sierto los 10 ladrones

    • Cierto Yrina todos tenemos algunos o a veces todos tomar accion es lo importante…. saludos

Agregar comentario